moissanita

Color: Verde (aunque puede ir de la ausencia de color a esencialmente negro)
Lustre: Es adamantina
Transparencia: Los cristales van de transparente a traslucidos.
Sistema cristalino: Hexagonal, trigonal e isométrico.
Hábito cristalino: Incluye pequeños platos de seis lados y granos en meteoritos.
Dureza: 9.25
Peso específico: 3.1-3.2 (promedio)
Raya: Blanca
Otras características: Índice de refracción 2.6-2.7, los cristales son conductores térmicos y altamente refractivos.
Minerales asociados: Meteoritos de hierro y olivina.
Yacimientos importantes: Cañón del Diablo Cráter del metéoro en Arizona y como traza en varios depósitos  de Kimbertlita y depósitos aluviales erosionados de ellos.
Mejor indicador de campo: Hábito del cristal, color, índice de refracción, doble refracción, densidad, conductividad térmica y especialmente dureza.
Química: SiC, carburo de silicio
Clase: Elemento nativo
Subclase: No metal
Grupo: Carbón
Uso: Sólo como especimenes minerales, pero el material artificial tiene muchos usos, especialmente como abrasivo, semiconductor y como simulador del diamante.
                              
                                                                
 

La moissanita es un mineral que inicialmente se descubrió en los fragmentos de un meteorito del Cañón del Diablo o el Cráter del Meteoro en Arizona. Se nombró en honor a su descubridor, Dr. Ferdinand Henri Moissan quien ganó el premio Nobel. La moissanita sintética es también conocida como carburo de silicio por su fórmula química y por su nombre comercial, carborundum. En el material de meteoritos, se asocia la moissanita con pequeños diamantes. El nombre de Moissanita es también utilizado como el nombre comercial de las nuevas piedras sintéticas de SiC.
Las piedras creadas en laboratorios se cortan como piedras preciosas y se utilizan como simuladores de diamantes. La moissanita trae a la mesa del joyero un índice de refracción similar y doblemente superior que el del fuego del diamante, pero es solamente un poco menos caro debido a la dificultad que representa el crecimiento del cristal.  La moissanita esta ocasionando un gran revuelo en los mercados de joyería.
 

Como simulador del diamante, la moissanita artificial es muy difícil de diferenciar del diamante y puede engañar a varios gemologistas. En realidad tiene varias similitudes. Es muy duro 9.25 (el diamante es 10) y es altamente refractivo con un índice de refracción de 2.6-2.7 (el IR del diamante es menor a 2.42). Lo más importante es que tanto la moissanita como el diamante son conductores térmicos a diferencia de otros simuladores del diamante y lamentablemente esta es la propiedad que inicialmente se utiliza como prueba de la autenticidad del diamante. Sin embargo, las diferencias son claras y se utilizan otras pruebas para diferenciar entre ambas. Primero que nada, la moissanita es hexagonal, no isométrica y por lo tanto es doblemente refractiva a diferencia del diamante. Un examen a través  de la cara de la moissanita debería mostrar facetas de bordes dobles mientras que los bordes del diamante son en apariencia simples. También la moissanita es ligeramente más densa que el diamante y raramente es  de un color perfectamente claro, teniendo tonos pálidos de verde. Los defectos naturales están ausentes en la moissanita, en cambio son reemplazados por pequeñas estructuras blancas parecidas a un listón que son el resultado del proceso de creación. El SiC sintético conocido como carborundum ha visto múltiples usos en la cerámica de alta tecnología, componentes eléctricos, abrasivos, cojinetes de bolas,  semi-conductores, sierras extremadamente duras y armaduras.    

La moissanita natural es muy rara y se limita a meteoritos de hierro y níquel y otras pocas ocurrencias ígneas ultramáficas.  Inicialmente hubo escépticos y los descubrimientos del meteorito se atribuyeron a las hojas de carburo de silicio que pudieron haber sido utilizadas  para serruchar los especimenes. Pero esto ha sido cuestionado, debido a que el Dr. Henri Moissan no utilizó hojas de carburo de silicio  para preparar las muestras.

La moissanita puede ser un subproducto del proceso de explosión del horno utilizado para hacer hierro. En un alto horno, los ingredientes crudos como el mineral de hierro, carbón (usualmente en forma de coque, aunque otras formas como el metano pueden ser utilizadas) son introducidos de manera continua. La reacción resulta en la producción de arrabio el cual se remueve como un líquido mientras las impurezas forman una escoria que flota a la parte superior y se remueve. Los lados del gran horno estás relativamente fríos, mientras que el interior  esta  muy caliente, esto crea las condiciones para que los minerales se cristalicen. Cada pocos meses, se vacía el horno para que estos minerales se puedan limpiar de las paredes.  Uno de esos minerales es la moissanita, la cual se cristaliza fácilmente a partir del silicio y el carbón disueltos en el hierro fundido. Los cristales de moissanita resultantes son casi negros y opacos debido al contenido de hierro, pero pueden ser muy coloridos y hermosos, aunque la mayoría son molidos y utilizados como abrasivos.

Hay varias fases de SiC. El mineral original descubierto es conocido oficialmente como moissanta-6H. El (6H) hace referencia a la simetría hexagonal de esta fase de moissanita. Hay otras dos fases reconocidas como minerales: moissanita -5H y la fase isométrica beta-moissanita.

La moissanita esta clasificada como un elemento a pesar del hecho de que en la realidad química es un ¡compuesto! La razón de esto es que las uniones elementales que existen entre el carbón y el silicio son muy similares a las uniones carbón-carbón de otros minerales elementales como el diamante. No hay otra clase mineral en la que la moissanita pudiera encajar mejor que en la de la clase de elementos nativos.  De hecho la moissanita es colocada algunas veces dentro del grupo del carbono, el cual incluye al diamante y el grafito.   Una justificación adicional se basa en que la estructura de la moissanita es similar a la del diamante. Otros minerales en la clase de elementos químicamente inusuales que se han encontrado en meteoritos incluyen la osbornita (TiN), cohenita (Fe3C) y schreibersita {(Fe, Ni) 3P}.