Fractura

Al romperse un mineral se pueden dar los siguientes tipos de fractura: exfoliación, concoidea, astillosa o laminar, ganchuda y lisa.

Exfoliación
La exfoliación es una propiedad importante que poseen muchos minerales, por la cual se pueden separar presentando superficies planas y paralelas a las caras reales (o posibles) del cristal. El plano o planos a lo largo de los cuales se produce esa separación se denominan planos de exfoliación. Esta característica no existe en las estructuras amorfas.
Ejemplo de minerales con propiedades de exfoliación perfecta son: mica, galena, fluorita y yeso; la mica exfolia en hojas muy finas, la galena en cubos, la fluorita en octaedros y el yeso en láminas.

Concoidea
La concoidea es una fractura que presenta una superficie lisa y de suave curva, al estilo de la que muestra una concha por su parte interior.
Ejemplo de este tipo de fractura es el sílex y la obsidiana.

Astillosa o fibrosa
La fractura astillosa, laminar o fibrosa, presenta una superficie irregular en forma de astillas o fibras. Ejemplo de este tipo de fractura es la que puede presentar es Sillimanita.

Ganchuda
La fractura ganchuda es aquella cuya superficie es tosca e irregular, y muestra bordes agudos y dentados. Ejemplo de este tipo de fractura es la que pueden presentar la magnetita, serpentina y cobre nativo.

Fractura irregular
la superficie de fractura es basta, desordenada.

Lisa
La fractura lisa es la que presenta una superficie lisa y regular.

Terrosa
La fractura terrosa es la que presenta una superficie con aspecto granuloso o pulverulento.