Piedra de Sangre

La piedra de sangre es una forma  de calcedonia de color verde obscuro opaco con manchas rojas distintivas. El color verde se debe a la presencia de partículas de clorito o de agujas de hornblenda, mientras que las manchas rojas son causadas por óxido de hierro. El color puede variar y algunos especímenes pueden presentar muy pocas o ninguna mancha roja.

La piedra de sangre es también conocida como heliotropo, talvez debido a que en la antigüedad el color era una reminiscencia de los reflejos del sol. El nombre de piedra de sangre proviene evidentemente de su semejanza con las gotas de sangre.

Los cristianos daban un especial significado a la piedra de sangre. Una leyenda cristiana dice que cuando Jesús fue crucificado, su sangre cayó en un jaspe que se encontraba bajo sus pies y fue así como se originó esta piedra. La piedra de sangre se ha utilizado ampliamente en esculturas que representan la flagelación y el martirio, y fue conocida en algún tiempo como la piedra del mártir.

Hay también otros mitos gemológicos asociados con la piedra de sangre. En algunas ocasiones se puede escuchar el término jaspe de sangre en el mercado de gemas. Muchas fuentes aparentemente honorables describen a la piedra de sangre como una forma de jaspe verde; pero de acuerdo con las fuentes más calificadas, la piedra de sangre no es un jaspe en lo absoluto.

La piedra de sangre fue originalmente la piedra de Marzo, pero ha sido sustituida por la aguamarina. Sin embargo, la piedra de sangre sigue siendo considerada la piedra astrológica de Aries. Se puede encontrar más comúnmente esta piedra en forma de cabujones y cuentas; aunque es también muy utilizada en sellos.

El depósito más grande se encuentra en India, sin embargo también se le puede hallar en Australia, Madagascar, Brasil, China y los Estados Unidos.  Un fino espécimen de esta piedra puede ser algo muy difícil de encontrar, una causa podría ser el uso medicinal y como afrodisíaco que le dan en la India.

Debido a su nombre y apariencia se han asociado muchos mitos a la piedra de sangre. Se llegó a pensar que se podían detener hemorragias con solo tocarla, así como también aliviar dolores estomacales e intestinales. También se decía que mejoraba la circulación, fortalecía la sangre y purificaba los órganos.