Meteorito Gibeon


Los meteoritos Gibeon están compuestos de hierro, níquel, pequeñas cantidades de cobalto y se clasifican como un meteorito octaédrico fino de hierro. Algunos otros minerales que pueden ser encontrados en el meteorito son  cromita, deabreelite, enstatita, kamacita, taenita, troilita o tridimita.

Cuando un meteorito entra a la atmosfera terrestre, la fricción incrementa la temperatura de la superficie por encima de su punto de fusión. Conforme el meteorito desciende, disminuye su velocidad y el calor de la fricción disminuye dando como resultado una delgada capa de vidrio obscuro. La superficie de algunos meteoritos puede desarrollar pozos poco profundos durante el proceso de entrada y estos pozos asemejan huellas dactilares que se conocen como regmagliptos. Imagine una masa para pan que después de ser amasada presenta las huellas de dedos.
 

Las líneas y patrones son el resultado del enfriamiento en el espacio por billones de años y el tratar con ácido nítrico diluido estas rebanadas grabadas permite a los patrones conocidos como "líneas Widmanstatten" ser más visibles.

Desde que fue descubierto en Gran Namaqualand, Namibia, África, en 1836 más de 25 toneladas de meteoritos Gibeon han sido recuperadas y aunque el gobierno de Namibia prohibió su exportación y venta, sigue siendo  hoy en día uno de los meteoritos más disponibles del mercado. Los meteoritos Gibeon  provienen de los fragmentos de un asteroide roto o de una estrella que explotó; la datación radiométrica calcula una de edad de alrededor de cuatro mil millones de años.