Madera petrificada


Formación: dióxido de Silicio
Dureza: 7
Estructura cristalina: trigonal
Clivaje: ninguno
Densidad: 2,61
RI: 1.53-1.54
Birrefringencia: 0.004
Pleocroísmo: ninguno

La petrificación es el proceso en el que, partícula por partícula,  un organismo muerto es sustituido por minerales, generalmente por dióxido de silicio. Como resultado,  se produce una réplica perfecta de la materia, ya sea en ágata, calcedonia u ópalo. Si el objeto original era una planta leñosa, la piedra resultante es madera petrificada o fosilizada. Técnicamente esto se conoce como "madera pseudomórfica, silicificada o xilópalo". Han sido encontrados en el norte de Arizona grandes depósitos con piezas de colores brillantes, con sílice coloreado de negro, rojo o amarillo por el hierro y otros minerales traza.
 

Este material es utilizado generalmente a manera de objetos decorativos como sujetalibros, y relativamente pocas piezas se utilizan para la joyería. Es más probable que se utilicen como piezas de joyería aquellas que son raras como madera de palma.  Los interesantes patrones que aparecen en estas piezas reflejan la anatomía interna del árbol, como los anillos de crecimiento anual, o formas vasculares a través de las cuales el agua es conducida de las raíces a las hojas. Dependiendo de la orientación de las divisiones estás características podría aparecer como anillos o líneas paralelas, puntos o rayas. También se incluyen en este grupo a las raíces, nudos, conos y otras estructuras de árbol fosilizadas. Cuando el reemplazo orgánico/mineral esta completo, estas piezas son tan duras como las de ágata o calcedonia y son adecuados para el uso joyas, sin necesitar ningún tipo de cuidado especial.