Heliodoro

Color: Amarilla
Familia: Berilo
Composición química: Be3AlSiO6
Silicato de Aluminio y berilio
Sistema cristalino: Hexagonal
Dureza (Escala de Mohs) 7.5
Peso específico: 2.80
Índice de refracción: 1.57-1.58
Birrefringencia: -0,004 a  -0,010
Carácter óptico
Raya: Blanca


El berilo dorado puede presentar un color amarillo verdoso, amarillo o amarillo anaranjado. Se le conoce también con el nombre de Heliodoro o berilo amarillo; estos nombres podrían haber sido utilizados para especificar la particular gama de colores, pero me parece que en la actualidad se utilizan indiscriminadamente y al azar, así que sólo voy a elegir uno y me apegare a él: berilo dorado. Como se llame, esta joya preciosa ha sido a menudo pasada por alto debido a que sus primos más raros y más caros en la familia del berilo (esmeralda, aguamarina y berilo rojo) han conseguido la mayor parte de la atención. Como todos los berilos, el berilo dorado tiene una dureza entre 7,5 y 8, y prácticamente ninguna sin clivaje, lo que la hace una piedra excelente para joyería, incluso para anillos o pulseras. Asimismo, comparte el brillo encantador que caracteriza a los miembros de esta familia de gemas cuando presentan cortes buenos y limpios.



Se encuentra principalmente en rocas graníticas, especialmente en pegmatitas;  en lugares como Rusia, Brasil, Afganistán y Madagascar. El mineral berilo puro es incoloro. Cuando ligeras impurezas de hierro oxidado están presentes en la red cristalina, se imparte un color amarillo (hierro reducido,  que curiosamente  también hace el color azul como en la aguamarina). Aunque la mayoría de los berilos dorados del mercado son bastante limpios (a diferencia de la mayoría de  las esmeraldas), pueden llegar a presentar inclusiones en forma de tubo que son muy típicas de la familia de los berilos.

Si bien los suministros están muy extendidos y poseen un costo razonable, hay poco incentivo para producir berilo dorado sintético, aunque sin duda es técnicamente posible hacerlo. En cuanto a las mejoras, la historia es más o menos igual. Se puede irradiar berilo incoloro para producir un color amarillo estable, pero económicamente, no tiene mucho sentido hacerlo. Como resultado, las piezas mejoradas son la excepción y no la regla.

El cuidado que requieren las gemas de este tipo no podría ser más sencillo, las únicas precauciones sólo serían las genéricas: evite los limpiadores ultrasónicos (si la piedra tiene inclusiones),  al almacenarlas evite que estén en contacto directo con otras joyas que puedan rayar o ser rayadas.
 

Debido a su abundancia éste es uno de los miembros menos costosos de la familia del berilo (sólo  la incolora Goshenita se vende comúnmente por menos).  Gracias a que los cristales son a menudo relativamente grandes y limpios, se pueden obtener especímenes de  buen tamaño y color a un precio razonable en comparación con muchas joyas. En general el precio del berilo dorado no aumenta exponencialmente con el tamaño. El principal valor se da de acuerdo con las siguientes consideraciones: la profundidad y saturación del color y lo atractivo del corte. Se pueden encontrar en muchos ejemplares cortes de fantasía como  pabellones tallados o cóncavos. Hasta cierto punto, el color es una preferencia personal, algunos compradores prefieren los amarillos puros, mientras que otros gustan de tonos verdes y otros seleccionan los dorados. No obstante, sea cual sea el color, el aumento de la intensidad de ese color conduce a un incremento en el valor de la gema.