El cuidado de las perlas cultivadas

Hay que recordar que las perlas cultivadas son joyas preciosas y hay que tratarlas como tales.
Las perlas y la joyería que tiene perlas no debe ser expuesta a sustancias alcalinas ó ácidas, ni a muy altas temperaturas. También deben ser mantenidas lejos del contacto directo con sustancias químicas como perfumes, fijadores para el cabello, cloro de las albercas, lociones y minerales como aceite y sal.
Es aconsejable usarlas periodicamente para evitar que se sequen. Los aceites naturales del cuerpo las mantienen lustrosas. Siempre retire las perlas cuando se bañe. Si la perla se ha contaminado o ensuciado con perspiración (sudor), utilice jabones neutros para lavarlas y enjuaguelas con agua limpia. Utilice una tela de algodón muy suave para secarlas. En el caso de collares o pulseras, hay que mantenerlas extendidas hasta que el hilo se seque..