¿USUARIO NUEVO?
REGISTRA TU CUENTA

YA ESTAS REGISTRADO
INGRESA TU USUARIO

Dijes

D229R

Cantidades:

Precio: $500.00
Dije Dragon con Rubi Plata 0.925 con rubi tratado
Rubi tratado con Vidrio de Plomo

Kenneth Scarratt
Laboratorio GIA, Bangkok
(Primera distribución LMHC limitada en Febrero de 2008)

Introducción

La asociación del rubí con tratamientos que resultan en la adición de vidrio al producto final comenzó en 1984 con la aparición en el mercado de rubíes de origen Tailandés, cuyas cavidades habían sido rellenadas con vidrio (Kane, 1984; Scarratt, et al., 1984), para 1987 dicho tratamiento evolucionó a un llenado de fracturas (Hughes, 1987; Scarratt, 1987). En 1992 con el descubrimiento de los depósitos de corundum en el área de Mong Hsu, Birmania (Myanmar) que requerían de un régimen de calentamiento con flujo de alta temperatura para traer el material al mercado, la asociación de tratamiento de rubí y vidrio se expandió dramáticamente  (Hlang, 1993; Kremkow, 1993; Laughter, 1993; Peretti, 1993; Smith, et al., 1994). Veinte años después de la primer asociación apareció en el mercado una nueva asociación de vidrio-rubí, una nueva forma de rellenado de fracturas con vidrio en el rubí (GAAJ, 2004; Pardieu, 2005; Smith C.P., 2005, McClure, 2006).

Pardieu (Pardieu, 2005) también atestiguó el procedimiento del tratamiento según se realizaba en Chanthaburi, Tailandia, llevado a cabo por el Maestro Quemador Mahiton Thondisuk y reportó que "los rubíes mas adecuados para reparar son las piedras con potencial de color y que son ricas en fisuras". El declaró que "este nuevo tratamiento se lleva a cabo en su gran mayoría en rubíes Andilanema (Madagascar) sobre los cuales el Sr. Thondisuk tiene una amplia experiencia, pero cualquier rubí con fisuras puede ser "reparado". Es un tratamiento de varios pasos que involucra un calentamiento simple y el uso de diferentes compuestos para rellenar las fisuras y cavidades de las piedras. Si bien la mayoría de las piedras "reparadas" que se han observado son de gran tamaño, las piedras de menos de un carat también se han tratado de este modo".

Mientras que Pardieu hizo alusión a amplios trozos de vidrio que cruzaban la superficie de las muestras que él examinó en 2004-5, hasta ahora (principios de 2008) el material observado en los laboratorios1 tuvo una equivalencia a los tratamientos aplicados para "el mejoramiento de la claridad" en esmeraldas (con el uso de resinas y aceites) y diamantes (vidrio) y por lo tanto la terminología utilizada se adaptó de estos, es decir, un mejoramiento de la claridad menor, moderado o significativo. En realidad la gran mayoría cayó  dentro de la categoría de mejoramiento de claridad significativo aunque como McClure (McClure, 2006) señala "la eficacia del tratamiento es tal que una fractura en un solo gran rubí de otro modo limpio podría hacerse "desaparecer" a simple vista, exactamente como el rellenado de fracturas puede hacer "desaparecer" en esmeraldas y diamantes. De hecho, ya hemos visto varias piedras que entran en esta categoría. Además siguiendo la estabilidad de los laboratorios de pruebas en el Comité del Manual de Laboratorio de Armonización (LMHC)2 añadió "el relleno de vidrio puede ser inestable a temperaturas elevadas y con los agentes químicos. Se debe tener especial cuidado a la hora de reparar piezas de joyería con el relleno de vidrio de corundum. Durante la reparación de joyas, se recomienda el desmontaje de dichas piedras" según los informes sobre estas piedras.  

Durante una reunión del LMHC celebrada del 18 al 20 de Octubre de 2007 en la ciudad de Nueva York, el Dr. Pornsawat Wathankul (Asesor Científico para los miembros GIT) reabrió las discusiones relacionadas al rellenado de fracturas con vidrio en el rubí. Varios miembros habían tomado nota de las miríadas de grandes burbujas de gas dentro del nuevo material presentado en sus laboratorios y que en muchos casos el vidrio rellenó amplias grietas a través de las facetas y parecía estar representando un volumen cada vez mayor de producto terminado. Además, se dedujo de la observación que el material estaba siendo unido por el vidrio, es decir, el vidrio actúa en forma similar a un adhesivo. Tras los debates y de un acuerdo de que este tratamiento fue más allá de lo que podría considerarse como un "proceso de llenado de fracturas o de realce de la claridad", el grupo decidió describir este material (tratado en exceso) como "compuestos de vidrio y rubí" en todos los informes de identificación futuros.

Posteriormente el 13 de Noviembre de 2007 los American Gem Laboratories (AGL) anunciaron que cambiarían sus políticas de informes considerando estas piedras (AGL, 2007) e indicaron que su informe de ahora en adelante sería la identificación: Rubí compuesto, mejoramiento estándar: calor, y mejoramiento adicional: vidrio de plomo. También indicaron que se deberían añadir más comentarios " Este rubí ha sido fuertemente tratado utilizando un vidrio de plomo de índice de refracción alto para rellenar las fracturas y las cavidades, mejorando la claridad aparente y adicionando peso. El vidrio puede ser dañado por una variedad de solventes.

Este trabajo describe varios (rubíes) tratados con vidrio y experimentos llevados a cabo en el Laboratorio GIA (Bangkok) y en laboratorio GIA de Nueva York que demuestran la hipótesis de LMHC " que las piedras son unidas por el vidrio. Como una implicación de estos experimentos y dado que varias gemas (siendo las más citadas el rubí, la esmeralda y el diamante pero también otras incluyendo la turmalina y el cuarzo que no son raras) son "mejoradas en la claridad" a través de la infusión de fracturas con aceites, resinas y vidrio; el trabajo también introduce nueva nomenclatura (Febrero 2008) para describir a las piedras que han sido mejoradas en la claridad y aquellas que son claramente compuestos.

Materiales y Métodos
  
Las muestras (figura 1) se obtuvieron en el mercado de Bangkok entre el 12 y el 23 de Noviembre de 2007. Suman un total de 40 piedras en bruto no tratadas, 703 piedras en bruto tratadas y 116 facetadas. De este grupo muestra se seleccionaron 15 piedras facetadas para pruebas de desintegración en ácido, su tamaño varió entre los 0.97 ct a los 23.8 ct (Tabla 1).


1 Comparado con la prevalencia en el mercado relativamente pocas de estas piedras han sido enviadas a los laboratorios para reportes.
2 Los miembros del LMHC son; AGTA-Centro de Pruebas Gemológicas (EUA), CISGEM (Italia), Laboratorio GAAI (Japón), GIA- Laboratorio de Comercio de Gemas (EUA), GIT Laboratorio de pruebas de Gemas (Tailandia), Laboratorio de Gemas Gübelin (Suiza), SSEF Instituto Gemológico Suizo (Suiza).
3 Se obtuvieron más piedras en bruto como muestras tratadas pero posteriormente se cortaron y se incluyeron en la lista de los especimenes cortados.
La gran mayoría del material en bruto era opaco  muy similar y considerablemente fracturado al grado de que sería muy difícil si no es que imposible de cortar para un material facetado. Las superficies del material en bruto tratado (este tratamiento se aplica normalmente al material en bruto) estaba cubierto en una capa lisa y delgada de vidrio. Las muestras facetadas parecían razonablemente traslúcidas y variaban del color rosa, rojo rosado al rojo y rojo anaranjado.

Figura 1. Algunos de los especímenes utilizados para este informe. Los especímenes en bruto de la izquierda representan el material de inicio, los especímenes de arriba y derecha representan los especímenes en bruto tratados y los especímenes del centro son cortados de los tratados en bruto.

El material se examinó utilizando microscopios Gemolite en las ampliaciones que van desde los 10 a lo 60x y fotomicrografías grabadas digitalmente utilizando un sistema Nikon SMZ1500 con  un Sistema de Captura Digital Nikon y una variedad de ampliaciones. Se grabaron imágenes fluorescentes utilizando el DiamondView �?� (Compañía de comercio de diamantes). Se determinó la química del vidrio con un sistema Thermo X Serie II LA-ICP-MS con un láser adjunto New Wave Research UP-213. Las pruebas de desintegración ácida se llevaron a cabo usando   ácido fluorhídrico al 50% (HF= 20) a temperatura ambiente y con poca o nula agitación, en un ambiente aislado bajo una campana de extracción apropiada.

Figura 2. Rejilla con tubos de plástico individuales que contenían especímenes sometidos a la desintegración en ácido. Las piedras se ubicaron  en tubos y después se cubrieron con ácido fluorhídrico4 se sellaron y dejaron  "remojar" de dos a diez días.

Observaciones de la inclusión
De la figura 1 a la 9 muestran los restos de las inclusiones naturales típicas en las piedras facetadas tratadas. Seda en forma de finas agujas de intersección tanto en los grupos aislados como en parte de las zonas hexagonales, con frecuencia estaban presentes en forma de cristales y cristales negativos. Ninguna de estas inclusiones reveló ningún indicio de que hubieran sido objeto de calentamiento, al menos por encima de 1300C. Por lo tanto, se supone que cualquier cantidad de calor involucrada en este proceso de tratamiento deberá ser inferior a 1300C. Confirmando así las observaciones de Pardieu (Pardieu, 2005) " "... las piedras son "calentadas". De hecho, este paso es un tratamiento térmico. Este paso es importante para eliminar las impurezas que puedan estar presentes en las fisuras que podrían crear problemas cuando se añade el vidrio. El tratamiento térmico también puede por sí solo mejorar el color de la piedra. Este "calentamiento" puede llevarse a cabo a diferentes temperaturas, desde 900°C a 1400°C dependiendo del tipo de rubí. Como 900°C no es lo suficientemente caliente como para derretir algunas inclusiones como el rutilo, muchas piedras todavía pueden tener un  aspecto "sin calentamiento". Sin embargo, todas las piedras se calientan".

 

Figura 3: Agujas de rutilo (seda) en un compuesto de vidrio de rubí; la seda no se altera con el calentamiento
Figura 4: Un cristal hexagonal en un compuesto de vidrio de rubí; el cristal no se altera con el calentamiento.
Figura 5: Agujas de rutilo (seda) en un compuesto de vidrio de rubí; la seda no se altera con el calentamiento
Figura 6: Agujas de rutilo y otros en un compuesto de vidrio de rubí; las agujas no se altera con el calentamiento 
Figura 7: Un cristal hexagonal en un compuesto de vidrio de rubí; el cristal no se altera con el calentamiento. 
Figura 8: Agujas de rutilo (seda) en una formación hexagonal en compuesto de vidrio de rubí; la seda no se altera con el calentamiento
Figura 9: Un cristal en un compuesto de vidrio de rubí: el cristal no se altera con el calentamiento
 

 

También esta incluido un número abundante de burbujas de gas tanto aplanadas como expandidas (Figura 10 a Figura 16) en las bandas del vidrio en cada una de las piedras tratadas. En muchos casos, las burbujas eran tan grandes y/o tan prolíficas que los primeros pensamientos del observador  se desviaban hacia la conclusión de que la piedra era un vidrio de baja calidad y no algo asociado con el rubí. Las bandas de vidrio también fueron responsables de los destellos de color  (Figura 17 a Figura 19) que eran visibles incluso a simple vista. Siendo estos destellos de color  un marcado contraste con algunos destellos de color difíciles de ver que han sido tratados en la misma manera, pero en menor grado


En un caso el microscopio reveló  que el vidrio utilizado tiene un color naranja (Figura 20 a figura 24). Dicho vidrio de color naranja es descrito por Pardieu (Pardieu, 2005) y el declara "en los rubíes mejorados en Bangkok por la compañía Zafiro Naranja, algunas concentraciones de color amarillo a naranja aparecen  en las fisuras y cavidades". Una declaración apoyada por imágenes que comparan bien de la Figura 20 a la Figura 24. El declara más adelante "el hecho de que el vidrio de plomo utilizado en el tratamiento  de Chantaburi sea rosa explica el por que la mayor parte del tiempo no es visible dentro de la gema".

Inclusiones relacionadas con el vidrio, observadas en algunos de los compuestos de vidrio de rubí examinados para este informe.

 

Figura 10: RGC001 burbujas aplanadas dentro de las fracturas rellenadas
Figura 11: RGC005 burbujas expandidas dentro de las fracturas rellenadas
Figura 12: RGC006 burbujas aplanadas dentro de las fracturas rellenadas
Figura 13: Burbujas aplanadas dentro de las fracturas rellenadas  
Figura 14: RGC007 burbujas aplanadas y expandidas dentro de las fracturas rellenadas
Figura 15: RGC007 burbujas aplanadas y expandidas dentro de las fracturas
Figura 16: Burbujas dentro de las fracturas rellenadas  
Figura 17: RGC008 destello de color que revela las fracturas rellenas de vidrio
Figura 18: RGC011 destello de color que revela las fracturas rellenas de vidrio
Figura 19: RGC001 destello de color que revela las fracturas rellenas de vidrio 
Figura 20: RGC015 Vidrio naranja que rellena la fractura y la cavidad. Las figura 21 a 24 muestran estas condiciones de iluminación diferentes
Figura 21: RGC015 Vidrio naranja que rellena la fractura y la cavidad. Las figura 21 a 24 muestran estas condiciones de iluminación diferentes
Figura 22: RGC015 Vidrio naranja que rellena la fractura y la cavidad. Las figura 21 a 24 muestran estas condiciones de iluminación diferentes
Figura 23: RGC015 Vidrio naranja que rellena la fractura y la cavidad. Las figura 21 a 24 muestran estas condiciones de iluminación diferentes
   


Observaciones de fluorescencia

Se examinaron 15 de las muestras con el fin de clasificar más (visualmente) el volumen de vidrio utilizado en los compuestos de vidrio de rubí; las imágenes se grabaron con la DiamondView " (Compañía de Comercio de Diamante). Estas imágenes se producen aquí de la Figura 25 a la Figura 39. Este ejercicio fue gratificante, ya que rápidamente las imágenes grabadas permitieron una estimación cercana de la posición y el volumen de vidrio en cada piedra. En particular, las piedras RGC011 y RGC015 revelaron grandes cantidades de vidrio.

Imágenes DiamondView  (Compañía de Comercio de Diamante) de los especímenes RGC001 al RGC015. El vidrio se revela a si mismo como bandas azules o negras corriendo a través de cada piedra. Las áreas de color rojo más brillante reflejan la posición de las burbujas de gas. Se dan los números de muestra de cada piedra.

 

Figura 25: RGC001
Figura 26: RGC002
Figura 27: RGC003
Figura 28: RGC004
Figura 29: RGC005
Figura 30: RGC006
Figura 31: RGC007
Figura 32: RGC008
Figura 33: RGC009
Figura 34: RGC010
Figura 35: RGC011
Figura 36: RGC012
Figura 37: RGC013
Figura 38: RGC014
Figura 39: RGC015
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Observaciones relacionadas con el reflejo de la superficie

Probablemente el método más conveniente para localizar las fracturas que pueden (o no) haber sido rellenadas con cualquier sustancia, es el de ubicar una luz arriba y una faceta de la muestra de un modo que alcance casi una reflexión total de la superficie  (NTSF) de la luz de la faceta examinada. La piedra, siendo revisada en un microscopio, se voltea entonces para alcanzar el NTSF de cada faceta. En una posición NTSR cualquier falta de homogeneidad (ya sea un cambio de sustancia, una cavidad o una superficie con fracturas) se vuelve claramente visible.

Las figuras 40 a 63 muestran varias facetas en los 15 especímenes de prueba seleccionados (RGC001-RGC015) en NTSF. Todas muestran claramente la presencia de vidrio en bandas que cruzan la piedra (Figura 52 a 57), varias revelan  un verdadero rompecabezas de vidrio y rubí (Figura 40 a 51), mientras que otras muestran facetas que tienen una composición de vidrio rubí  aproximada de 50/50 (Figura 61).

Figura 40: RGC007 esta imagen NTSR de la faceta de la meseta revela un rompecabezas de vidrio y rubí- islas de rubí en una matriz de vidrio.
Figura 41: RGC007 (ampliada de la figura 40) esta imagen NTSR de la faceta de la meseta revela un rompecabezas de vidrio y rubí- islas de rubí en una matriz de vidrio.
Figura 42: RGC007 (ampliada de la figura 41) esta imagen NTSR de la faceta de la meseta revela un rompecabezas de vidrio y rubí- islas de rubí en una matriz de vidrio
Figura 43: RGC010 como en RGC007 esta imagen NTSR de la faceta de la meseta revela un rompecabezas de vidrio y rubí- islas de rubí en una matriz de vidrio.
Figura 44: RGC010 (ampliada de la figura 43) esta imagen NTSR de la faceta de la meseta revela un rompecabezas de vidrio y rubí- islas de rubí en una matriz de vidrio.
Figura 45: RGC010 (ampliada de la figura 44) esta imagen NTSR de la faceta de la meseta revela un rompecabezas de vidrio y rubí- islas de rubí en una matriz de vidrio
Figura 46: RGC011 como en RGC10 esta imagen NTSR de la faceta de la meseta revela un rompecabezas de vidrio y rubí- islas de rubí en una matriz de vidrio.
Figura 47: RGC011 (ampliada de la figura 46) esta imagen NTSR de la faceta de la meseta revela un rompecabezas de vidrio y rubí- islas de rubí en una matriz de vidrio.
Figura 48: RGC011 (ampliada de la figura 47) esta imagen NTSR de la faceta de la meseta revela un rompecabezas de vidrio y rubí- islas de rubí en una matriz de vidrio
Figura 49: RGC006 como en RGC007, RGC010 y RGC011 esta imagen NTSR de la faceta de la meseta revela un rompecabezas de vidrio y rubí- islas de rubí en una matriz de vidrio.
Figura 50: RGC006 (ampliada de la figura 49)  como en RGC007, RGC010 y RGC011 esta imagen NTSR de la faceta de la meseta revela un rompecabezas de vidrio y rubí- islas de rubí en una matriz de vidrio.
Figura 51: RGC006 (ampliada de la figura 50)  como en RGC007, RGC010 y RGC011 esta imagen NTSR de la faceta de la meseta revela un rompecabezas de vidrio y rubí- islas de rubí en una matriz de vidrio
Figura 52: RGC002 muestra una  banda amplia de vidrio cruzando la faceta de meseta en NTSF, se ven dos burbujas a través de la superficie.
Figura 53: RGC002 muestra una banda amplia de vidrio cruzando la faceta de meseta en NTSF, se resalta el área sobre la misma faceta de la figura 52.
Figura 54. RGC002 muestra una banda amplia de vidrio cruzando la faceta de meseta en NTSF, se resalta el área sobre la misma faceta de la figura 52
Figura 55: RGC002 muestra una banda amplia de vidrio cruzando la faceta de meseta en NTSF, se relata el área sobre la misma faceta de la figura 52.
Figura 56: RGC003 muestra una banda amplia de vidrio cruzando la faceta de meseta en NTSF.
Figura 57. RGC004 muestra una banda amplia de vidrio cruzando la faceta de meseta en NTSF.  
Figura 58: RGC002 muestra varias bandas amplias de vidrio cruzando dos facetas en NTSF.
Figura 59: RGC010 muestra bandas amplias y estrechas de vidrio cruzando una faceta en NTSF.
Figura 60. RGC012 muestra bandas amplias y estrechas de vidrio cruzando una faceta en NTSF.
Figura 61: RGC014 muestra varias bandas amplias de vidrio cruzando una faceta en NTSF. La proporción de rubí y vidrio en esta región es de 50/50.
Figura 62: RGC014 muestra bandas amplias de vidrio cruzando una faceta en NTSF. 
Figura 63. RGC014 muestra bandas amplias de vidrio cruzando la faceta en NTSF.  

 

Composición del vidrio  

La composición del vidrio utilizado en los especímenes colectados para esta serie de exámenes se indica en la Tabla 2                                                        
                                                            
Pruebas de desintegración de ácido y observaciones                        
                                                            
Como se vio en la Figura 1 y confirmando a través de los contactos de la industria, el material inicial  para el producto descrito aquí es un corundum de muy baja calidad y además esta la hipótesis de que el material no puede ser cortado y facetado. Esta suposición se confirma tanto con los contactos de la industria como con nuestras propias observaciones que indican que el material debe ser "infundido"  con vidrio  antes de ser cortado y facetado (véase nuevamente la Figura 1).                
                                                            
Durante la reunión de LMHC en Octubre de 2007 se presento la hipótesis de que sin la presencia de vidrio muchas de las piedras tratadas no podían permanecer en una sola pieza; indicando que el vidrio estaba actuando de manera muy parecida a un adhesivo. Con el fin de probar esta hipótesis  se seleccionaron 15 piedras de un total de 116 piedras facetadas presentes en el mercado de Bangkok en Noviembre de 2007. Estas 15 piedras se sumergieron en ácido fluorhídrico por 44hrs:45min o 107 horas. Estos espacios de tiempo no se escogieron por ningún tipo de cálculo sino que eran lapsos de tiempo convenientes por que se ajustaban con muchos otros proyectos y cargas de trabajo.              
                                                            

El ácido comenzó visualmente a desintegrar el vidrio dentro de los primeros minutos de inmersión (Figura 64 y 65). Según progresaba la inmersión y el ácido desintegraba al vidrio en pequeñas partes, las piedras comenzaron a caer del cuerpo principal de cada espécimen (Figura 66 a Figura 81). La inmersión resulto en la caída de varias pedazos (Figura 96 a Figura 121) y en un caso ocurrió la desintegración total (Figura 89 a 92).                                        

Figura 64: RGC014 Vista en ácido fluorhídrico.  La sustancia blanca es residuo de la desintegración del vidrio.  El proceso de desintegración empieza tan pronto la piedra es ubicada en el ácido.  La imagen se tomó a los treinta minutos de la inmersión
Figura 65: RGC015 Vista en ácido fluorhídrico.  La sustancia blanca es residuo de la desintegración del vidrio.  El proceso de desintegración empieza tan pronto la piedra es ubicada en el ácido.  La imagen se tomó a los treinta minutos de la inmersión.

                                                    
                                                              
15 compuestos de vidrio y rubí fueron sometidos a pruebas de desintegración (colocándolos en ácido fluorhídrico entre 2 y 10 días)  

Figura 66:RGC001 Antes de la desintegración en ácido
Figura 67:RGC001 Después de ladesintegración en ácido
Figura 68: RGC001 Después de la desintegración en ácido
Figura 69: RGC001 Después de la desintegración en ácido
Figura 70:  RGC002 Antes de la desintegración en ácido
Figura 71: RGC002 Después de la desintegración en ácido
Figura 72: RGC002 Después de la desintegración en ácido
Figura 73: RGC002 Después de la desintegración en ácido
Figura 74:RGC003 Antes de la desintegración en ácido
Figura 75: RGC003 Después de la desintegración en ácido
Figura 76: RGC003 Después de la desintegración en ácido
Figura 77: RGC003 Después de la desintegración en ácido
Figura 78:RGC004 Antes de la desintegración en ácido
Figura 79:RGC004 Después de la desintegración en ácido
Figura 80:RGC004 Después de la desintegración en ácido
Figura 81:RGC004 Después de la desintegración en ácido
Figura 82:  RGC005 Antes de la desintegración en ácido
Figura 83: RGC005 Después de la desintegración en ácido
Figura 84: RGC005 Después de la desintegración en ácido
Figura 85: RGC006 Después de la desintegración en ácido
Figura 86:  RGC006 Antes de la desintegración en ácido
Figura 87: RGC006 Después de la desintegración en ácido
Figura 88: RGC006 Después de la desintegración en ácido
Figura 89:  RGC007 Antes de la desintegración en ácido
Figura 90: RGC007 Después de la desintegración en ácido
Figura 91: RGC007 Después de la desintegración en ácido
Figura 92: RGC007 Después de la desintegración en ácido
Figura 93:  RGC008 Antes de la desintegración en ácido
Figura 94: RGC008 Después de la desintegración en ácido
Figura 95: RGC008 Después de la desintegración en ácido
Figura 96:  RGC009 Antes de la desintegración en ácido
Figura 97: RGC009 Después de la desintegración en ácido
Figura 98: RGC009 Después de la desintegración en ácido
Figura 99:  RGC010 Antes de la desintegración en ácido
 
 
 
>