Collar de turquesa broche de dragon

Producto disponible unicamente sobre pedido, favor de contactarnos
Turquesa

Color: De a zul a azul-verde claro a ligeramente obscuro
Familia: Fosfato hidratado de aluminio y de cobre
Composición química:(CuAl6(PO4)4(OH)8 4H2O
Sistema cristalino: Triclínico - criptocristalino
Dureza: (Escala de Mohs)5 - 6
Peso específico: 2,72 ±0,12
Índice de refracción: 1,61 ±0,01
Birrefringencia: 0,036
Carácter óptico: Agregado

Mineral formado por un fosfato de alúmina con algo de cobre y hierro.
En el siglo XIII, se pensaba que la turquesa era originaria de Turquía. De hecho, la turquesa llegó a Europa por medio de Turquía desde Persia, de donde era extraída desde hacía miles de años. En persa, turquesa se dice " ferozah " o " firozah " que quiere decir victorioso.

La turquesa es una de las primeras gemas conocidas por el hombre. Los egipcios extrajeron la turquesa del Sinaí hace más de 7000 años.

En Asia, la turquesa fue considerada como una protección contra el mal de ojo.
En el Tíbet hasta nuestros días, la turquesa es el más popular de los materiales utilizados como adorno corporal y juega siempre un papel muy importante en las ceremonias religiosas.

En el suroeste de Estados Unidos, los apaches creían que la turquesa ayudaba a los guerreros y a los cazadores a tirar con precisión. Para los zunis, esta piedra protegía de los demonios.

Según otra creencia, la turquesa tenía el poder de preservar a su portador de las malas caídas y procuraba a los caballos un paso seguro.

Se creía que la turquesa favorecía también la prosperidad. Esta piedra es, en alternancia con el circón, la piedra del nacimiento del mes de diciembre.

La turquesa es de naturaleza porosa y está sujeta con frecuencia a impregnaciones y a tratamientos diversos.

La turquesa es un mineral que se encuentra generalmente como producto derivado de la extracción del cobre.
Las antiguas minas de Mashad (Irán) se consideran como la fuente de las más bellas piedras.
Otras turquesas, casi igual de bonitas son extraídas en Arizona y en Nuevo México, en Estados Unidos.
Los productores más importantes son Irán, el suroeste de Estados Unidos, el Tíbet, China, Afganistán y Australia.
 

>