Articulos relacionados

Productos asociados

Ámbar


Color: Amarillo, coñac, rojo, blanco, verde, azul
Familia: Material orgánico
Composición química: Varía enormemente, principalmente C40H64O4
Sistema cristalino: Amorfo
Dureza (Escala de Mohs) 2 - 2,5
Peso específico 1,07 ±0,03
Índice de refracción 1,54 ±0,04
Birrefringencia ninguna
 

El ámbar no es un mineral, sino un producto orgánico. Es una resina fosilizada de antiguos árboles que existieron hace 30 a 50 millones de años y algunas piezas que han sido encontradas pueden datar de hace 130 millones de años.
Los griegos llamaron el ámbar "electrón", de donde se derivó la palabra electricidad por que el ámbar se carga eléctricamente cuando se frota con un paño y puede atraer pequeñas partículas.

Gracias a los pequeños insectos que fueron atrapados dentro del ámbar, los paleontólogos han podido reconstruir la vida sobre la tierra en sus fases principales y más de 1000 especies extintas de insectos han sido identificadas.

El punto de fundición del ámbar es de 150-180° C, por eso se quema fácilmente y suelta una aroma muy agradable parecido al copal. Otra manera para probar el ámbar es que flota en agua salada. Pruébalo con un vaso de agua al tiempo y disuelve sal de mesa hasta que se sature de sal. El ámbar flota, la resina y el plástico no.
El ámbar es una de las piedras mas imitadas de la historia. Ha sido imitado exitosamente con  cristal, plástico, resina, copal y ambaroide, (ámbar fundido y  mezclada con resina).  

Los griegos pensaban que eran pedazos de luz del sol por tanto creían que la solidificación se producía cuando las piezas se rompían a medida que el sol se escondía en el mar.
El ámbar estaba de moda entre las mujeres romanas que tenían el hábito de llevar un pequeño pedazo en la mano, por el olor que éste emitía cuando era calentado de este modo. Durante este tiempo, según Plinio, una pequeña figura de ámbar, costaba más que el precio "de un esclavo sano". Llegaron a enviar ejércitos para conquistar y controlar las zonas productoras de ámbar.
Ciertas órdenes de caballeros controlaban el comercio.

La mina más grande de la región báltica se encuentra en Rusia, al Oeste de Kaliningrado. El ámbar báltico se encuentra en Lituania, Letonia, Estonia, Polonia, Rusia, y de vez en cuando en las playas de Dinamarca, Noruega e Inglaterra.
Otras fuentes de ámbar incluyen República Dominicana, Myanmar (antes Birmania), Líbano, Sicilia, México, Rumania, Alemania y Canadá.